¡Supera cualquier Reto como si no llevaras nada!

RESUELVE TUS DUDAS

RESUELVE TUS DUDAS

¿Es la primera vez que te pones un tampón? Es muy sencillo y te lo explicamos paso a paso

No te preocupes. Todas nos hemos sentido nerviosas a la hora de ponernos un tampón por primera vez. Es lo más normal del mundo creer que dolerá y sentirse frustrada después de intentarlo varias veces sin éxito, sobre todo si aún tienes dudas sin resolver sobre los tampones.

¿Cómo colocar correctamente un tampón?
¿Cómo colocar correctamente un tampón? | agencias

Antes de nada, debes saber qué son los tampones y cómo funcionan. Los tampones, como las compresas, son productos que se usan para absorber el flujo menstrual. Están hechos de algodón suave prensado en forma cilíndrica para que puedan insertarse fácilmente en la vagina. Un tampón absorbe el flujo menstrual, es decir, la sangre, antes de que esta tenga la oportunidad de abandonar el cuerpo. Los tampones se fabrican en diferentes tamaños y absorbencias. Y como ya sabrás, puedes comprarlos en cualquier supermercado.

Elegir el tamaño adecuado es una decisión importante, sobre todo si vas a usarlo por primera vez. Si estás aprendiendo a ponértelos, lo mejor es que empieces con el más fino que tenga aplicador. Te será más fácil insertarlo cuando el flujo sea moderado o intenso, ya que este actuará como lubricante y permitirá que el tampón se deslice con más facilidad.

Si sigues nerviosa después de tener claros estos puntos, sigue las sencillas instrucciones que te ponemos a continuación y lee el prospecto que normalmente acompaña a tu caja de tampones. No desesperes, tu primera experiencia con tampones puede no ser fácil, a pesar de lo que tus amigas te hayan contado. Cada mujer es un mundo, y a no ser que el dolor sea insoportable, no tienes nada por lo que preocuparte. ¡Lo conseguirás!

Preparadas…

Antes de insertar el tampón, repasa con los dedos tu anatomía para que sepas exactamente dónde debes insertarlo. Respira varias veces y trata de entretener tu mente. Cuanto más te relajes, más fácil será la inserción. Cuando estás nerviosa, tus músculos se tensan y esto puede dificultar la introducción del tampón.

A veces es buena idea usar un espejo para mirar tu vulva (el área exterior de tu vagina) e identificar las partes de tus genitales que puedes ver. La uretra es por donde sale la orina, el ano por donde salen las heces y justo en el medio está la abertura vaginal. Aquí es por donde has de meter el tampón. Venga, ánimo, que es más fácil de lo que parece.

Listas…

Lávate bien las manos con agua y jabón antes de empezar. Una vez secas, desenvuelve el tampón y prepáralo para su inserción. Siéntate en una posición cómoda. Algunas chicas prefieren colocar una pierna en el asiento del inodoro o el borde de la bañera, mientras que otras prefieren ponerse en cuclillas. Después de encontrar la posición que te resulte más natural, sostén el tampón con los dedos con los que escribes más o menos por el medio, en el lugar donde el tubo interior más pequeño se inserta en el tubo externo más grande. Asegúrate de que la cuerda quede visible. Con la otra mano, separa cuidadosamente los labios genitales (los pliegues de la piel alrededor de la abertura vaginal) y coloca ahí el tampón en diagonal, siguiendo la forma natural de tu cuerpo.

¡Ya!

Empuja suavemente el tampón a través de la abertura, apuntando hacia la parte baja de tu espalda. Respira, aunque moleste un poco el dolor no debe ser intenso y aunque no lo creas, nada va a impedir que entre. Si cuesta es porque tus músculos están tensos. Relájate, vuelve a empujar con cuidado y verás cómo entra sin problema. Detente cuando tus dedos toquen tu cuerpo y el aplicador esté completamente dentro de la vagina.

Una vez que el aplicador (o el tubo externo) esté dentro de tu vagina, use tu dedo índice a modo de puntero para empujar el tubo interno (el que lleva el hilo de algodón) a través del tubo externo. Este sencillo movimiento colocará tampón dentro de la vagina. Usa el pulgar y el dedo corazón para retirar el aplicador y asegúrate de que la cuerda cuelgue fuera de tu abertura vaginal. Después de unas horas, cuando estés lista para retirar el tampón, sostén la cuerda y tira suavemente hacia abajo hasta que haya salido todo. Recuerda lavarte las manos antes y después de insertar y quitar un tampón. La higiene evitará posibles infecciones. Puedes usarlos hasta 8 horas durante la noche o por el día. Pero nunca uses tampones para absorber algo que no sea tu flujo menstrual. Inserta un tampón sólo cuando haya sangre. Elige la capacidad de absorción correcta, usa súper absorbentes si tu regla es muy intensa y cambia a tampones de menor tamaño cuando el flujo sea más ligero.

Dependiendo de tu flujo y del tipo de tampón que hayas comprado, podrás dejártelo puesto más o menos tiempo. Aunque recuerda que se pueden usar todas las absorciones hasta 8 horas, nunca lo dejes dentro de tu cuerpo más tiempo del que se aconseja. Así seguirás practicando ;)

L. Sánchez | Madrid | Actualizado el 19/04/2018 a las 14:43 horas

Los mas vistos

Más noticias

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.