Futuros Sabadell

#SABADELLFUTUROS

FUTUROS

FUTUROS

'Puzzles familiares' por Sandra Golpe

Empezaré hablándote de mí. Te escribo mientras viajo al cumpleaños número 100 de mi abuela gaditana. ¡Qué suerte tengo! Puedo jurarte solemnemente que la familia me sostiene, que son mi patria, mi pilar, que juntos hemos logrado un cúmulo de victorias colectivas.

Seguro que te interesa

Sandra Golpe
Sandra Golpe | antena3.com

De cuando en cuando llego llorosa y magullada a la familia y ellos, con total desinterés, se convierten en la UCI más infalible. Me devuelven la respiración como por arte de magia, infinitamente generosos, y cuando vuelvo a brillar me lanzan al vuelo. Mi familia invita a retornar al pasado para no perder el equilibrio al encarar el futuro. Viajo al Sur transportada hacia la infancia, a los ojos del corazón puro, a los olores, sensaciones y otras nostalgias luminosas. Con nuestros mayores cerca, la confianza nace en la palabra. Llevo guardados sus consejos a fuego, para nunca desnortarme.

Procedo de un entorno tradicional, con padre y madre casados a lo largo. De un gran núcleo heterodoxo de personas unidas alrededor de un faro, que es nuestra abuela materna. Teresa se llama mi admirada centenaria, dos veces viuda. La carga emocional de este poderoso nexo femenino perdura en nuestras decisiones vitales. En teoría, los Cantalejo fuimos educados para construir, lo mismo que ella, familias políticamente correctas, preferentemente por medio de la boda eclesiástica.

Lo inédito y relevante, en la práctica, es que Teresa se salía del raíl: en voz baja aconsejaba a sus nietos justo lo contrario a lo instaurado: no teníamos por qué pasar necesariamente por un enlace, como ella o nuestros padres. Si existía un Dios, desde luego nos quería felices, de modo que lo más cercano a la realización personal tenía que ver con la palabra libertad, con la autonomía personal, nunca con un contrato. En esa contradicción hemos crecido, queriendo emular lo que proyectaban nuestros mayores pero, a la vez, deseosos de independencia, haciéndole caso a la abuela (sobre todo, las mujeres de la casa).

¿Imaginas qué nos ha pasado? De todos los nietos, solo mi hermano se mantiene hoy felizmente casado, en la aventura de la familia tradicional. Los demás intentamos, cada uno a su manera, componer y recomponer cada equis tiempo nuestro propio puzzle familiar. Yo, por ejemplo, habría querido casarme -fui programada mentalmente para ello- pero las circunstancias me han empujado a formar una familia monoparental con mi hijo. ¡La gran noticia es que somos felices!

Quién sabe, posiblemente añadamos a nuestro panorama, tarde o temprano, a una pareja con descendencia de una unión anterior. Varias amigas, tras unas cuantas rupturas sentimentales, se han inseminado y resultan maravillosas madres solas; otros tantos amigos gays educan estupendamente a sus vástagos.

Al final se trata de que, en esta sociedad cambiante, las piezas, vengan de donde vengan, encajen y convivan armónicamente. El pegamento infalible para que el puzzle familiar subsista debe llevar los ingredientes básicos de amor, respeto, tolerancia y comunicación fluida. Necesita ocio compartido, crisis solventadas con paciencia. De todo eso sólo puede resultar un proyecto que merezca la pena, equilibrado y saludable.

De familias sanas, sólo de ellas, puede emerger una sociedad floreciente. Nuestras enfermedades actuales -adicción en alza a las redes sociales, aumento de la agresividad entre menores, cinco millones de mayores solos- tienen su último porqué en núcleos cada vez más fríos y disfuncionales.

Si no aprendimos en su momento a hablar, a razonar y a convivir con nuestros padres, ¿cómo esperamos educar correctamente a otras mentes? Nos toca transmitir a los nuestros que, por encima del tipo de familia que formemos, hemos de aportar cariño y respeto, a nosotros y al mundo. Me lo enseñó todo doña Teresa.

Sandra Golpe | Madrid | Actualizado el 02/07/2018 a las 20:42 horas

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.